lunes, 11 de julio de 2011

Que Pena tu Vida

Ah, muy bien, gracias por recordarlo.


Este post iba  ser uno de los llamados: “Para su atención, por favor” pero, hoy decidí ver la película. Ayer en el portal de youtube me encontré con una escena de la película “Que pena tu vida”, lo reproduje y…  que les puedo decir, creo que hace 6 meses me hubiera caído de perlas, me hubiera sentido (COMPLETAMENTE, mas que hoy) identificada, es lo que todos quisimos algún día hacer: Mentarle la madre, con dolor, a ese cabron/cabrona que nos partió el corazón. 

Así que, quise volver a sentirme identificada (y tuvo que ver por el hecho de volver algo tomada a mi casa) vi la película, en un principio, y de hecho lo es, en parte al menos, tiene una alta referencia de (500) Days of Summer, no en su totalidad, pero es el del mismo estilo.

Un chavo, termina con su novia pues no sabe lo que quiere, está confundido, 4 meses después, quiere regresar, solo para encontrarse que su novia quiere empezar con otra persona, lejos de él, y empieza la faena que todos tienen/ tenemos cuando se termina una relación (cualquier tipo de relación; haya sido, como haya sido).

La película es Chilena, y sigue el ritmo que últimamente todas las películas latinoamericanas para jóvenes posee, es decir, películas como “No soy tu, soy yo” “Recién cazados” o cosas por el estilo;  diversas situaciones se le presentan al protagonista, Javier, personificado por  Ariel Levy (cuyas camisas roban cámara), como salir con la ex, tratar de salir con muchas mujeres, sobrevivir al mundo moderno (y patético)  de la tecnología: donde todos estamos conectados, etc.

Vuelvo a decirlo: Fui yo, era yo hace unos meses, y es que al pobre chavo le pasa todo, justo cuando acababa de perder su trabajo (en mi caso, recién graduada, peor tantito). Y es ahí cuando entra la voz de la conciencia (lo que siempre pasa) ¿que estas haciendo por y de tu vida? ¿Que tan egoísta eres, para no darte cuenta de las cosas que hay a tu alrededor?

A pesar de los altibajos que tiene la película, se debe de considerar que la industria de Chile esta peor que la de México (incluso hay una escena donde se dice:  “Odio las películas Chilenas”), la película ha sido una de las más vistas en lo que va del año de dicho país, y es buscada por personas en España, Venezuela, Argentina; quizá significa varias cosas: 1) Que hay bastantes personas que nos ha pasado lo mismo, que no estamos solo en el mundo (sí, es la primera, para mí) 2) Que la industria Hollywoodense merma, lamentosamente, en Latinoamérica, películas que se hacen con sello del país creador, pero esencia de comedias románticas gringas. 3) Que Chile ya consiguió su forma de hacer películas (al menos que quieran ser vistas por las masas de otros países). Digo, sigo esperando algún día ver La Nana (véanla si tienen oportunidad) o La Buena Vida. 

No me quejo (pareciese), pero “Que pena…” me entretuvo bastante, ese es el problema, una vez que conectas con algún personaje, te vuelves completamente subjetiva. (Digo, hasta un nombre apareció por ahí, y créanme, no es que sea muy común, hasta lo veo como el destino).
El mensaje se sostiene: la esperanza, seguir adelante, madurar emocionalmente y aprender de la experiencia, entre otras cosas que hay.
Y ahora, como ando ya medio chipi por los Rusos Blancos que me tome, y me lamento por estar sola, tal vez, solo por eso, digo que me agrado la película (sabiendo que tiene sus fallas).
Y ahora, les dejo esto.  

 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

... me dieron ganas de verla... pero creo q regresaran ciertos fantasmas del pasado :S

saludos pau! salud! (y no invitas!)

samurai!!!

layla dijo...

mmmmmmmmmmmmmmmm ... qe puedo decir, qe bueno q le pasa eso al menso ese .. por romperle el corazon y dejar a su novia, sorry pero me senti identificada .. mm chilena? pero en fin la investigaré ..... jahjaha saludos pauuu

Paulina Nava dijo...

Samurai! jajaja tu yae stas casado hombre! de que te quejas! y lili!! jajajaja si! existen dos posibilidades: dejarlos/as o ser bateado/a