lunes, 27 de diciembre de 2010

El Discurso que nunca se dijo

Gabriel García Márquez a la edad de 17 años dijo su primer discurso. Yo esperaba decirlo a los 23, era mi comienzo, pero tendrá que esperar. Por presiones de familia, bromas de amigos, tiempo y nervios no lo dije. En el lugar, no había podio , ni había la suficiente luz  y estoy segura que el hotel no iba a pagar mi operación de ojos.Pero aquí lo dejo, algún día espero que se publique en un libro como el de García Márquez, pero mientras eso pasa, aquí lo tienen.  Espero que lo disfruten tanto como yo disfrute escribirlo. Mención honorifica a Israel Zepeda que me ayudo a corregir sintaxis y algunos errores de ortografía.


Siempre estamos los mismos.. y el Ramón.

Aun recuerdo el primer día. Yo estaba nerviosa y sé que varios de ustedes tambien, lo sé porque lo hemos platicado. Y como dice Ofelia, Hoy es ese Diciembre que se antojaba lejano. Volteo, los veo, me veo. Como hemos cambiado.  Físicamente teníamos caras de niños, algunos aun la tenemos. Menos tú Israel.
Quizá en este caso el cambio físico es lo menos elemental, lo importante es el cambio como persona. Y si bien teníamos la base del individuo que íbamos hacer, en estos 4 años hubo muchos cambios, se complementaron nuestros ideales, nuestras visiones con las de los demás, sumado a las circunstancias que todos pasamos.
El ultimo día en la entrega de papeles. No sabíamos si estábamos nerviosos, felices, tristes. Era una sensación extraña, como cuando estamos en un velorio, o quien haya experimentado un viaje largo tiene una sensación de vacío pues no sabes qué vamos a encontrar, sabes que algo cambiara. El miedo a perder la monotonía y la costumbre es sombrío.
Saber que en  cualquier momento se  tiene que salir a buscar trabajo referente a la carrera te llena de incertidumbre. Hace que te preguntes: Si habremos aprendido lo suficiente, si seremos competitivos o si tenemos que  expresarnos de otro modo como toda una persona mayor. Las emociones son muchas. Algunos morían por salir; hay muchos proyectos, quizás una maestría, viajes, descanso, trabajo. Una lista interminable  de planes.  Aquellos que apenas comienzan a idearse.
Ante esta incertidumbre a la que ahora nos enfrentamos, les recuerdo que tenemos un arma especial: la de ser únicos. Nadie es igual, lo sabemos, nos lo han dicho, tanto despectivamente como con admiración. Bastaba con ver cómo nos vestíamos para ser catalogados como comunicólogos  o artistas.
Somos únicos porque sabemos de muchas cosas: filosofía, ética, política, administración (bueno más o menos) y todavía podemos seguir aprendiendo.
Yo les digo, usen esa arma, que vean que poseen ganas de aprender y de brindar lo mejor que tienen.  No caigan en la apatía,  la universidad era la preparación para lo que viene, pero el aprendizaje nunca termina. Cada uno tenemos nuestro pequeño mundo. Convirtámoslo en realidad.
Sabemos cómo desarrollar un mensaje y a través de él decidir si queremos cambiar o no la mentalidad de un país, de una persona.  Yo les digo: Sean líderes.
Chavos, en mi muñeca tengo un tatuaje como ustedes saben,  que literalmente significa Esta Escrito,  y hoy, más que nunca, sé que es cierto. Muchos tal vez  no esperábamos estar en esta universidad, o estudiar la carrera, unos que por diversas situaciones ya estaban estudiando en otro lado o haciendo otras cosas, pero están  aquí. Y lo único que puedo decir es que la vida es sabia, y el tiempo es su compañero. Cada cosa tiene su razón de ser, estaba escrito que nos conoceríamos y que pasaríamos ratos agradables, peleas, risas, preocupaciones; todo esto nos ha dado un crecimiento enorme.

Numerarlos sería casi imposible, pero entre los momentos más memorables en la escuela, recuerdo muy bien las siguientes situaciones:
       + Que ahora en adelante  usaremos frases como Yu win tu lus o hacernos del ojo gordo, Ahí Viene Nacho.
         +  O saber que estamos listos para irnos a ganar a Las Vegas gracias  a las clases de administración impartidas por el  Monopoly o el Uno, hace que todos estos años en la universidad hayan valido la pena. O saber clases de ortografía o velocidad mental gracias al Ahorcado  o al Basta.
-          + Sabemos hasta como aprender a preparar quesadillas de otra forma: Frías saben mejor, se que todos estarán de acuerdo conmigo en esto.
         +  El menú nutritivo de todas las mañanas que consistía en tacos y en el menú de la cafetería de la universidad.
         + Octavio Paz nos quedo mal, seguimos esperando su conferencia desde hace un año y medio.
          + Nombres nuevos como París, Petit, moscon, mosquita, mosca muerta, chico listo, bigboy, Harry, otorgados por un estupendo amigo, Ricardo.
          + Momentos increíbles como el que la maestra Lourdes, gracias a Onix, se haya enterado del apodo que le dábamos, Lurdes Castro.
          + Placeres chiquitos pero que revitalizan el alma como la risa contagiosa de Matilde.
          + Enterarnos que no solo existe Wikipedia o WikiLeaks sino que también existe WikiBerto.
           + O las locuras comunes de Tere, a quien esta servidora se le unió para  realizar un sueño las dos: al arte Taurino, próximamente a La México, amiga.
         +  El saber perder con la esperanza de ganar hasta el final como el Rally de este año.
          + Amigos inolvidables: Ofelia, eres una gran  y sincera amiga, siempre estas para todos.
        +  Isra eres el papa joven de todos, te respetamos por eso wey. Eres bien chingon
          + Momentos personales que todos tuvimos pero que los trece vivimos con cada uno: Perdidas de familiares, separaciones, operaciones, entre otras cosas.  Uno más que otros, pero unidos.
-          + Las fiestas, las posadas, los viajes, compañeros que se quedaron en el camino pero que sabemos que han tomado otro rumbo y saldrán adelante. Momentos como infiltrarse a escuela a altas horas de la noche, serenatas, etc. Quedaran en nuestra memoria.
-          + Las celebridades que tenemos en el salón: Juanjo y wera, sabemos que teniendo los pies en la tierra y con humildad llegaran lejos, adelante.
          + El choque que tuvieron ramón, Juanjo y Matilde, y que quede claro que todo era por el bien del estudio.
      + Los cantos armónicos de Luis y Juanjo
          + El que mucho se despide pocas ganas tiene de irse, sigo esperando que te vayas Luis.
           + Fer… que te puedo decir eres la cosa peluda pegajosa que mantiene unida a la manada, morra nunca cambies, aprende de las cosas,  pero nunca cambies.
-          + Hablando de estos personajes, queremos decir: Maestra Sonia, Laura, Profe. Adame, Ricardo y todos quienes llegaron a pensarlo. Lamento informales que Luis y Fernanda han dado por concluida su relación sentimental aun antes de empezar, osease que, nunca anduvieron. Pero esperamos a futuro que anden ya que Luis le dice Princess a Fernanda.

Quise retomar capítulos que pasamos en nuestra universidad y juntos para decirles que nunca se olviden del pasado, la gente dice: no voltees atrás, no tiene caso; pero si no lo hacemos ¿cómo podemos mirar hacia el futuro o más aun vivir el presente sin las enseñanzas y sin aquello que parece remoto? y sin embargo,  es lo único seguro pues ya lo tuvimos.
Vayan por la vida recordando quiénes son y no tratar de ser otras personas, aparentar; sean sinceros, honestos, amigables, alegres, responsables, hagan de su vida y por ende de su familia personas buenas. Que les duela tropezar pero no se cansen de levantarse. Queremos productores, bailarinas, conductores, fotógrafos, diseñadores, ejecutivos con imaginación, inteligentes y lideres para un mejor presente y futuro que hoy, hoy lamentablemente, no tenemos. En estos tiempos que vivimos, vivir, pesa más. Aprovéchenlo, que desde hoy y siempre, si es que no lo han hecho, cada minuto sea para hacer algo diferente: Viajen, amen, abracen, canten. Que lo que hayan aprendido lo sigan cultivando ya sea trabajando o  estudiando.
Agradezco a los increíbles maestros que tuvimos, muchos aquí presentes, decirles y reconocerles el apoyo, la guía y las enseñanzas sobe todo la mano amiga que siempre tuvieron, los empujones que nos daban, los consejos. Muchos formaron parte fundamental, algunos somos amigos y nos seguiremos viendo. Quienes como alumnos, hayan aprendido a tomar lo mejor de ustedes, estoy segura que sus esfuerzos darán frutos. Si algún día necesitan a estos colegas, no duden en llamarnos.
Aprovechando el momento, a nombre de los trece, queremos agradecer a nuestros padres que siempre nos han guidado, aguantado y sobre todo amado….Gracias por todo. Son nuestros héroes.
Haber pasado 4 años y medio juntos fue toda una experiencia, y es tiempo de salir al mar, dicen es peligroso, pero llevamos una buena barca, de ustedes dependen si se hunde o aprenden a manejar un barco.
Concluyo con una frase de un libro:
Porque nunca vivimos, esperando vivir: que lo especial de nuestras vidas no haya transcurrido esperando otra cosa.
Gracias.
                                                                                            Paulina Nava. Diciembre 2010  



3 comentarios:

LuisumV dijo...

Muy buen discurso, aunque ya lo habia leido, cada que lo releo me deja una sonriza en la cara. No acepte ayudarte a leerlo por que estas son las palabras tintadas de tu corazon y mente, asi que meterme en eso seria dañar la obra del autor.
Muchas felicidades pau.

Neftis dijo...

Felicidades Pau, me emocione mucho leyendolo, y ahora... puro pa'lante amiga. No nos queda de otra.

Te deseo siempre lo mejor. Un abrazote!

Rohl Sanchez dijo...

Que bonito Pau, muy local, pero me hace pensar que pronto estaré igual y sentiré lo que tu discurso :C felicidades!