martes, 14 de septiembre de 2010

Nada Importante ha pasado



Mi tío falleció el jueves pasado. Mi padre estuvó con  él hasta el último momento. Los dos trabajaban en un taller de fibra de vidrio, el negocio familiar por años. Dice mi padre que el día anterior mi padre le dijo: Ya me voy. Por lo general mi tío se metía  al fondo donde  trabajaba, salía  y  decía adiós con la mano. Esa vez salió, le agito la mano, le sonrió y le dijo adiós.


El jueves por la mañana, mi tio tuvó un ataque al corazón. Mi papá lo alcanzó a llevar a la Cruz Roja, que era lo mas cerca. Ya no llevaba signos vitales. Mi padre. Un heroe. 


La última vez que vi a mi tio fue hace dos semanas, yo  estaba en la camioneta de mi papá, él había bajado a comprar unas pinturas, el taller se encuentra a pocos negocios de las pinturas, lo vi, subiéndose los pantalones (era delgado, y por su enfermedad estaba peor) lo vi, me sonrió y yo le di una media sonrisa, casi a fuerzas. Estaba enojada por un trabajo que le había ganado a mi papá. Si hubiera sabido. Hubiera sonreído a plenitud. ¡Carajo! Parece que no aprendo.


Mi padre y él tuvieron sus problemas de un tiempo para acá, el culpable tiene muchas caras. Pero el resentimiento se fue cuando me dijeron tu tío Pepe se murió. 


A mi tío le gustaba el cine. Viene de familia.  Y sabia de buen cine. Una vez me mando regañar con mi papá cuando decidí ir a ver La Leyenda del Zorro, en vez de entrar a ver  La Caida Siempre que iba al taller hablábamos de cine,  unas ocasiones menos efusivas que otras. Mi hermano también hablaba de cine con él. Una vez, el tío Pepe y su esposa se sorprendieron cuando les dije que había visto  Letras Prohibidas: La Leyenda del Marques de Sade Para la edad que yo tenía (entre los 12 y 14), no era muy apropiado. 


Cuando estaba en secundaria, escuche a unos compañeros que  hablaban sobre  Los Simpson sobre un chiste de cuando Bart le llamaba a Moe a la taberna, el juego de palabras formaba: PEPENABA. Indignada les dije que dejaran de jugar con el nombre de mi tío, no comprendí el juego hasta después:


Moe: Taberna de Moe
Bart: Me podría comunicar con el señor Pepe  su apellido es Nava 
Moe: ¿Hay algún señor Pepe-Nava aquí?, ¿Se encuentra el señor Pepe-Nava?


No. El señor Pepe ya no está aquí. Hasta luego tío. 

5 comentarios:

antiher0e dijo...

ups..
me imagino lo que se ha de sentir, que pase algo asi derrepente, lamento mucho lo de tu tio pau...
lo del cine, wow yo tambien hubiera dicho " KE ONDAS CON IR A VER LA LEYENDA DEL ZORRO " .. pero bueno.. pepe nava.. asi le decian a mi abuelo tambien...
y a mi tambien me decian en la uni y prepa

Paulina Nava dijo...

Gracias ernesto!!! ha sido mas dificil d elo que crei!

JIFF dijo...

Una pronta resignación, mi más sentido pesame.

Israel dijo...

La muerte, por irónico que suene, es parte fundamental de la vida. Dura como es, siempre nos enseña algo. Y, por complicado que parezca, debemos aprender de ella. Siempre.

No es fácil, pero la vida en sí no lo es. No nos queda más que honrar el recuerdo de quienes, en cuerpo, ya no están aquí.

Abrazo mi querida.

Neftis dijo...

La muerte, el hecho no consumado de la vida para quien sigue aqui.

No sabia de esto, un abrazo Pau, espero ya estes mejor.