viernes, 18 de enero de 2019

Aquaman

Crítica publicada el 19 de diciembre del 2018


Hasta no hace mucho, Aquaman era objeto de burlas. Aquellos que conocimos La Liga de la Justicia animada le teníamos más cariño, pero no había mucho – salvo los comics – para ilustrar a otros sobre el personaje tan interesante que es. Tras el anuncio de que Jason Momoa (Khal Drogo en Game of Thrones) sería Aquaman en el universo cinematográfico de DC Comics, la situación cambió, luego llegó en el 2017 La Liga de la Justicia y, aunque con sus fallas, logró un interés en el personaje y en la interpretación de Momoa; ahora le toca en solitario y se convierte, junto a La Mujer Maravilla, en las dos películas más solventes de este universo DC (Batman de Nolan cuenta mucho, pero no dentro de este proyecto que quiere sacar adelante Warner a la Disney/ Marvel).

Cuando Arthur Curry (Jason Momoa) descubre que es mitad humano y mitad atlante, emprenderá el viaje de su vida en esta aventura no sólo le obligará a enfrentarse a quién es en realidad, sino también a descubrir si es digno de cumplir con su destino: ser rey, y convertirse en Aquaman. 

                                                            

No parecía nada conveniente que James Wan (Saw, El Conjuro) tomara las riendas de la producción más por historia y continuidad, parecía una cinta dispuesta a irle mal tal como las anteriores de DC (salvo Wonder Woman) pues Wan es conocido por su remuneración en taquilla pero no por tener una dirección firme o proponer algo cinematográficamente, es el típico director de blockbuster actual.

¡Vaya sorpresa!, Wan saca lo mejor de si y aunque no entrega un producto innovador en cuestiones de superhéroes, sí un decente y entretenido producto donde equilibra historia, acción, efectos, algo de romance, diversión y risas, emotividad, virilidad, empoderamiento femenino y momentos sexis.

La historia de Aquaman y su origen se combina con el conflicto en interesantes flashbacks, en un mundo subacuático bien formado y con efectos interesantes que resuelven decentemente la vida acuática (que fueron ya rechazados para el Oscar, una pena porque sí proponen más que otros que quedaron en competencia), a la par, Jason Momoa derrocha personalidad, y Nicole Kidman (anda en todo, se atreve a todo), Amber Heard (encanta como Mera, y tiene gran química con Momoa), Patrick Wilson, Willem Dafoe (punto extra por obtenerlo, pocas veces lo vemos en este tipo de películas) y Temuera Morrison nutren la trama con su presencia. Black Mantis (Yahya Abdul Mateen II), el gran archienemigo del Rey de la Atlántida, aunque no era el villano a vencer en esta película se presenta de forma digna, a muchos no les gustó los minutos que aparece pero es una digna presentación de cómo se puede desarrollar.

Aunque no hay nada aún que apunte ver a Aquaman nuevamente en La Liga de la Justicia, los 250 millones de este fin de semana (aún no se estrena en Estados Unidos) apuntan dos cosas: 1) Aquaman tiene razones de sobra para confirmar una secuela, y 2) Que los memes y la burla hacía él han terminado ¡Larga vida al Rey de la Atlántida!

PD: Muchas féminas queremos repetir, de hecho, es posible que muchas hayamos ido para ver a Momoa y resultó un gran entretenimiento en muchos sentidos.

                                                          



sábado, 29 de diciembre de 2018

Mi Top de Canciones 2018



Lista de canciones que me han acompañado este año 


Magenta Ridimm – DJ Snake



To´ my love – Bombra Stereo – Tainy Remix



Sexo – Residente, Dillon Francis, Ile



No Hay Nadie Más – Sebastián Yatra



Vuelve - Sebastián Yatra, Beret



Kids in Love - Kygo, The Night Game



Gasoline and Dirty Sheets – David Byrne



This Is America – Childish Gambino



In my Blood- Shawn Mendes



In Chains - The War At Drugs



New Light- John Mayer



Love It If We Made It – The 1975



Get Up and Fight – Muse



Something Human (Normal and Acoustic Version) – Muse



For You - Liam Payne, Rita Ora



This is Me – Keala Settle



From Now On- Hugh Jackman



Killer Shangri- Lah – Pshychotic Beats



Fernando- Cher, Andy García



Shallow – Lady Gaga, Bradley Cooper



Volk – Thom Yorke



Sunflower – Post Malone, Swae Lee



Can You Imagine That? – Mary Poppins Returns Cast



A Cover is Not The Book - Mary Poppins Returns Cast



Trip a Little Light Fantastic - Mary Poppins Returns Cast




No salieron de mi: Me Rehúso (Danny Ocean), Robarte un Beso (Sebastián Yatra y Carlos Vives), Como Tú (Carlos Rivera), Bella (Wolfine), Llegaste Tú (Sofía Reyes, Reykon), Bazar (Flans), Lady Blue (Bunbury), Beber de Tu Sangre ( Los Amantes de Lola), Starlight (Muse), Capital Letters (Hailee Steinfeld, Bloodpop), Snoopies (De la Soul, David Byrne).

sábado, 15 de diciembre de 2018

Roma

Crítica publicada el 12 de diciembre en El Sol de Mazatlán y Sombrerazos, el 14 de diciembre una edición diferente en The Specialist Media. 



Seguro hay un aspecto de la ciudad o de la calle en la que vivimos, las que recorrimos al ir a la escuela,  el lugar donde estudiamos que nos trae recuerdos, aspectos de la infancia como el afilador, los amigos que estuvieron y se fueron con el tiempo, o camiones urbanos que han ido cambiando, una persona en especial que estuvo por una temporada o quizás por años a nuestro lado, o quizás se mantiene pero al mirar hacía el pasado caemos en cuenta lo transcurrido. Un film puede tener diferentes significados para el espectador, y quedarnos con una pieza de todo el rompecabezas/contexto. Roma, la aclamada nueva cinta de Alfonso Cuarón que llega este viernes a Netflix y aún puede disfrutarse hoy y mañana en Cinemas Gaviotas en tres horarios (4:00 pm, 6:30 pm y 9:00 pm), brinda la experiencia de sumergirse en el ayer de un México mientras empatizamos con Cleo.

Cleo (Yalitza Aparicio) es una joven sirvienta de una familia que vive en la Colonia Roma, barrio de clase media de Ciudad de México. En esta carta de amor a las mujeres que lo criaron, Cuarón se inspira en su propia infancia para pintar un retrato realista y emotivo de los conflictos domésticos y las jerarquías sociales durante la agitación política de la década de 1970.

De Roma se ha dicho todo y a la vez insuficiente, nada de lo que se lea puede compararse al sentir en el momento de verla. Estas no son palabras más que se unen al hype, asimilándola, se queda en ti; hay un momento nostálgico que, aún siendo de provincia, lo sientes propio.

Recomendaría verla una segunda vez para, ya que se entendió la historia de Cleo, la inmersión al homenaje de la CDMX de antaño de Cuarón y Eugenio Caballero sea mayor, juntos logran con su visión y diseño de producción, respectivamente, algo emocional; la fotografía es otro de lo “más” entre los muchos aspectos técnicos sobresalientes que tiene Roma, Alfonso junto a Galo Olivares, retratan con matices el entorno y te obliga a ser un invitado de su infancia, en otro México ya inexistente.

Una infancia marcada por mujeres, por su madre y la fuerza de sacarlos adelante tras esta catarsis emocional planteada en la obra, y por el amor de su nana Libo, aquí llamada Cleo, interpretada por la novata Yalitza Aparicio quien hace un trabajo descomunal. Desde su punto de vista lleno de ingenuidad, vemos los aspectos familiares, sociales y de clases, pero también inocencia y amor; Aparicio logra esto y más, cala hasta el fondo su risa sincera, sus palabras dichas con timidez, su mirada triste, esa tan particular que tanto han relatado poetas y escritores sobre nuestra identidad étnica original. Desde este lugar remoto nos unimos a los aplausos que han sonado en Venecia, en Morelia, Toronto, en sectores críticos para ella, para Marina de Tavira, para todos.

Repleta de nominaciones y de premios, mas allá de esos, Cuarón ha creado el Macario (1960) o Los Olvidados (1950) de la época moderna, y si todo va bien, coincide con la época y ley en donde, por fin, las empleadas domesticas tendrán seguro social; ahora, falta alentar y enaltecer a nuestros pueblos indígenas tan importantes en nuestro patrimonio cultural.

Roma se estrena en Netflix a nivel mundial el viernes, esto tras mucha revuelta en México por su falta de estreno en cines comerciales, pero lo cierto es que negocios son negocios, y sin jugar a la abogada del diablo, los que menos tienen la culpa son Cinépolis y Cinemex, aún así ha resultado grato y honroso que las salas independientes del país hayan dicho “aquí estamos, yo la proyecto” y ha resultado hasta romántico, Cinemas Gaviotas con su amplio estacionamiento, su dulcería vintage, su fila en el lobby para entrar a la sala ha creado un efecto placebo, la oscuridad de la sala, la pantalla grande, el sonido… es esencial para mantenerse en el asiento y no pausar para ir por un refrigerio como será a partir del viernes, sin embargo, es parte de la evolución del cine (al final, lo único que nos queda de nuestra película favorita era un VHS, ahora un Blu- Ray) pero si se puede ir al complejo a verla sería una oportunidad de formar parte del simbolismo que envuelve a Roma.

Cleo y Chabelita




Shirkers: La película perdida

Crítica publicada el día 5 de diciembre en El Sol de Mazatlán


En Mazatlán medio sucedió algo similar de lo que se ve en Shirkers: La película perdida. En aquel pequeño boom cinematográfico de dos films y unos cuantos cortos que se filmaron entre el 2003 y 2005 (sin contar Reencarnación en el 2009, Pacifico Norte aún sin estreno, o las novelas a priori y posteriori) un proyecto en particular fue muy sonado: Rubor.

Entre los involucrados se encuentra la que esto escribe, personalidades de la vida publica, política, cultural, así como actores Mazatlecos que hoy en día viven en la CDMX y otros desaparecidos. En ese entonces fuimos la envidia y admiración del medio local, pero si hoy la llegáramos a ver, seguro nos esconderíamos en nuestros asientos por lo que se cuenta y visualiza; además, cinematográficamente no poseía nada. El interés de relatar lo anterior es debido al punto que muestra el documental Shirkers, el cual es fidedigno de muchas maneras: Aquello que hicimos en algún momento en nuestra vida nos perteneció, nos formó, nos forjó.

En 1992, la adolescente Sandi Tan filmó el primer film independiente de Singapur con su enigmático mentor estadounidense Georges, quien luego desapareció con todas las imágenes. Veinte años más tarde, la película de 16 mm se recupera.

La recomendación para estos días en Netflix es esta obra que ya ha obtenido premio a Mejor Dirección en el Festival de Sundance, y nominaciones a los Independent Spirit a Mejor Documental.

El trabajo es algo personal pero muy empático, y gira alrededor del crecimiento y experiencias de vida. Shirkers al final no se convirtió en lo que los involucrados esperaban pero sí se transformó en algo, y este trabajo es la finalización de dicho ciclo sobre una idea, un deseo a base de narraciones y un material recobrado pero incompleto. Para esta noche de Netflix, Shirkers es una gran opción.

Hablando de Netflix, previo a sus estreno el 14 de diciembre en la plataforma, escribiremos por acá sobre Roma la siguiente semana. El día jueves 6 de diciembre Cinemas Gaviotas comenzará a proyectarla hasta el día 13 de este mes. Sobra decir que es un must see en las salas cinematográficas por el hecho de haber sido filmada en cine. Además, Cinemas Gaviotas se aventó el esfuerzo de traerla junto con otros involucrados para que los cinéfilos la puedan disfrutar como se debe: en pantalla grande. Es muy significativo que uno de los espacios de cine que nos vio crecer y formó cinematográficamente tenga la cinta que ha ganado el León de Oro en Venecia y posiblemente, le otorgue el Oscar a México por primera ocasión como país, y si no sucede así, de todas maneras es una experiencia inigualable.
¡Asistan!