viernes, 18 de mayo de 2018

Series, series, series

Artículo publicado el día 16 de mayo en ADN Morelos


Estamos en la época en la que temporadas se terminan, algunas renuevan y otras se van. Ejemplo: Gotham regresará para una temporada más, la última. Con The X Files no se sabe, después de la poco interesante doceava temporada y el hecho de que Gillian Anderson haya dicho que no le gustaría regresar como Scully, ya es poco probable que retorne aún sin un aviso oficial. Otras como The Big Bang Theory firmaron para dos años más, y Brooklyn 99 tuvo cancelación por un día hasta que la NBC la rescató, solo que tendrá que esperar unos meses más para comenzar grabaciones.

Así con los shows regulares, hay otros como 13 Reasons Why Season 2 que llega este viernes por Netflix; este fin de semana HBO entrega Farenheit 451 protagonizada por Michael B. Jordan (Creed, Black Panther) y basada en la novela de Ray Bradbury. Otras como Big Little Lies, Outlander, Club de Cuervos, Game of Thrones, Orange is the New Black tenemos que esperar pues se encuentran filmándose. Novedades como la miniserie Sharp Objects en la que aparece Amy Adams y basada en el libro de Gillian Flynn (autora de Perdida) se estrenará algún día en este año.

La TV o los servicios streaming han cambiado, un film es un arte de hora y media cuando menos, pero la televisión permite contar historias extensas y desarrolladas, tener más personajes. Por los 90´s era mal visto que un actor de cine trabajara en la TV, o un interprete en serie no podía continuar con su carrera cinematográfica por estar “casado” con dicho trabajo y se tenía que ver obligado a abandonar (muchos lo hicieron y no resultó como esperaban). Ahora es completamente diferente, ganadores del Oscar ven retos, y los que nacen en una serie se convierte en una oportunidad para brincar al cine pero sin dejar de lado el trabajo que les dio a conocer (también tiene que depender de un buen agente, escoger proyectos interesantes, y ser talentoso para saber mantenerse).

Vamos  pasando la primera quincena de mayo y ya han llegado varias series que han acaparado la atención, claro que, en el mundo inmenso que hoy día es este negocio, es imposible ver todas (hay que vivir, trabajar, socializar) pero he aquí un listado de obras que, por una razón u otra, merecen obtener una oportunidad.

Black Mirror. Season 4.

Su estreno fue en Enero 2, y quizás no sea la mejor temporada hasta el momento, pero desató varias charlas por tres de sus mejores episodios dentro de la serie: USS Callister, Hang the DJ, y Black Museum el cual introducía a Letita Wright a quien veríamos un mes después como la princesa de Wakanda, y el mes pasado como aliada de los Avengers.



Nailed It

Son solo seis episodios pero la diversión está asegurada, se encuentra en la plataforma Netflix y aunque la estructura es simple, para un domingo de aburrimiento es el show que se debe ver. ¿Han intentado cocinar con videos de You Tube o siguiendo recetas? ¿El resultado es positivo? ¿No? Bueno, hay que reírse un rato de esos errores, en Latinoamérica le pusieron “la intención es lo que cuenta”.

The Terror

Con un inicio denso, la serie toma la historia real de unos exploradores varados en el hielo del Ártico y su intento por sobrevivir y salir de ahí. Conforme se va acercando la conclusión, el ambiente claustrofóbico y de desesperación atrapa al publico y la convierte en una de las mejores del año hasta el momento.



Killing Eve

De la BBC, Sandra Oh es una policía a quien se le encarga encontrar a una asesina en serie interpretada por Jodie Comer, el único problema es que es muy escurridiza y demasiado encantadora. En esta serie abunda el humor negro, y eso es grandioso.

Lost In Space

Retomada por Netflix, tiene algunos cambios en elenco, a veces parece producción barata y en otras se ve que tomaron especial cuidado en los detalles pero aceptémoslo,  la serie de los 60´s tampoco era una obra de arte y mucho menos la película de 1998. La crítica la recibió sin mucho entusiasmo pero el publico la apreció, el lunes de esta semana han confirmado su segunda temporada.

Westworld. Season 2

Lleva solo cuatro capítulos pero las cosas comienzan a tomar sentido. Los primeros dos capítulos hacen dudar si se debe continuar con la serie pero los siguientes hacen notar que la esencia de la primera temporada estrenada en el 2016 todavía continua ahí.

The Handmaid`s Tale. Season 2.

Si hay una serie obligatoria en este año es esta. Contar de lo que trata esta distopía es quedarle a deber cada ademan que hace Elisabeth Moss y compañía.



Cobra Kai

Nadie daba un peso por ella y resultó ser la sorpresa del año. Cobra Kai retoma la rivalidad entre Daniel Larusso y Johnny Lawrence 30 años después ¿Qué encontramos? Nostalgia, easter eggs, cameos, un propósito, humor, diversión, legado y karate. Se encuentra en You Tube. Y su segunda temporada ya fue confirmada hace unos días al obtener 20 millones de visualizaciones con su primera capitulo ¡Strike First!



Luis Miguel La Serie

Bien, a veces se siente que el trabajo es de mediana calidad, pero no tiene importancia porque la mitad de México estamos viendo la serie por diversas razones. Cada domingo el TT de Twitter se eleva, y los lunes salen los secretos o detalles revelados en la serie, para dar paso a bromas y al club de fans: “Te odiamos Luisito Rey” (interpretado de manera soberbia por Oscar Jaenada).  

Avengers Infinity War

Crítica realizada el día 2 de mayo para El Sol de Mazatlán y ADN Morelos


Han pasado diez años del inicio del Universo Cinematográfico Marvel por parte de Disney, y es casi seguro que, aún conociendo el gigante que es la casa de Mickey Mouse, jamás imaginamos todo lo que esto acontecería. Si bien, es digno de aplaudir y reconocer que los primeros en lograr un éxito abrasante fue la FOX con X- MEN, sin embargo, lo que ha logrado los estudios Marvel no tiene comparación. Por cierto, la FOX ya pertenece a Disney, y esto se va a descontrolar, ello significa un revival apropiado para Los 4 Fantásticos, y quizás la inclusión de algunos X- MEN a la nueva etapa Avengers, algo en solitario o una pelea entre los hijos del átomo y dichos vengadores. Entre que son peras o son manzanas pasemos a la opinión de una de las películas que podría tomar un lugar entre las mejores cintas de superhéroes como X- Men 2, X- Men: Días del futuro pasado o The Dark Knight; el tiempo lo dirá.

Un nuevo peligro acecha procedente de las sombras del cosmos. Thanos (Josh Brolin), el infame tirano intergaláctico, tiene como objetivo reunir las seis Gemas del Infinito, artefactos de poder inimaginable, y usarlas para imponer su perversa voluntad a toda la existencia. Los Vengadores y sus aliados tendrán que luchar contra el mayor villano al que se han enfrentado nunca, y evitar que se haga con el control de la galaxia. En su nueva e impactante aventura, el destino de la Tierra (y Universo) nunca había sido más incierto, las Gemas del Infinito estarán en juego, unos querrán protegerlas y otros controlarlas, ¿quién ganará?

“Todo nos ha conducido hasta aquí” dice un tagline de Avengers Infinity War, y sí, por años escuchábamos “Gemas del Infinito” o “Thanos” y nos preparaban con alianzas y nuevos personajes. Avengers Inifinity War se traduce en nostalgia por lo que representa (y lo que podría significar, a muchos se les acaba ya los contratos) pero sobretodo, representa un gran entretenimiento y un manejo de personajes envidiable, una oportunidad para ver lucir a tus personajes favoritos, representación femenina con chicas poderosas, una música a cargo de Alan Silvestri  que estremece, un sentido del humor que no estorba a la hora de enfrentarse a momentos claves y difíciles en la historia, una explosión de sentimientos melancólicos.

Anthony y Joe Russo son los encargados de realizar esto que se describe, con un buen conocimiento de los personajes y una idea de cómo debe de ser (y terminar) la historia. Los Russo navegan por aguas conocidas para entregar shock a la audiencia; es decir, con conocimiento de causa, son capaces de sorprender con lo que muestran aún usando elementos esenciales de Marvel Studios. Siendo sinceros, los Avengers en conjunto han sido un poco desafortunados , la crítica y el publico piensa ello (sobretodo tras Age of Ultron), pero tras la inclusión de dichos hermanos en el 2014 todo cambió, Capitán América: Civil War fue como una mini obra de estos personajes y hubo un gran manejo de ellos, algo apuntaba a que los hermanos sabían lo que hacían y no iban a defraudar con la grande.

Algo digno de mencionar es el villano y el propósito de este, por años hemos visto a antagonistas que quieren poder o bien, buscan una rendición a base de un mal. Thanos (un gran e increíble, Josh Brolin, a quien veremos en Deadpool 2 pero como el mutante Cable) tiene una ideología, algo que no escapa de muchos pensamientos globales actuales entre lideres y población. Para Thanos ese fin significa sacrificar incluso lo que tiene y ama. Tras este film, Thanos podría ser uno de los villanos mejor estructurados del Universo Cinematográfico Marvel y uno de los óptimos en películas basadas en comics.

No voy a abundar en más detalles, se tiene que ver sin mucha guía para disfrutarla, cuídense de los spoilers en las redes sociales - caí en tres, dos me los dijeron y otro lo vi en memes y aún así no esperaba lo que vi - vean los trailers principales y recuerden mucho otros trabajos (Guardianes de la Galaxia, sobretodo), si leen comics será de gran ayuda, no se levante tras los largos créditos (explica mucho lo que viene) y tenga en mente que Ant-Man and the Wasp llega este julio (y por lo que se ha dicho, tienen un papel fundamental en lo que viene), y Captain Marvel ya se aproxima en el 2019 (se encuentra en grabaciones), justo antes de Avengers 4. Y… lea un libro o algo, porque si bien falta un año, la impaciencia carcomerá.


Created by Sachi Ediriweera

miércoles, 25 de abril de 2018

La Libertad del Diablo

Crítica publicada el día 25 de abril en el periódico El Sol de Mazatlán



Recuerdo el temor del año 2010 y 2011 tan vivamente, seguro ustedes también lo recuerdan, en Mazatlán lo padecimos fuerte. Toda esa llamada “Guerra Contra el Narco” reprimió a familias, algunos la justificarían y otras la maldecimos, ya sea porque se atrevieron a arrebatarnos nuestra tranquilidad y a otros la vida de los suyos. No fueron los únicos, esa etapa (el inicio de lo que vivimos) dio para que los artistas se expresaran en dibujos, pinturas, obras de teatro, ensayos, libros y películas. Y una de ellas, se encuentra en cartelera actualmente. Precisa y puntual para los tiempos de elecciones que vivimos y para recordar que el partido que estaba en turno fue el culpable de los testimonios que escucharán y  que el partido que siguió poco ha hecho para esclarecer los acontecimientos, buscar justicia y salvaguardar la seguridad en muchos lugares de México. Es evidente que por esos años perdimos la inocencia y en este tiempo ya “estamos acostumbrados” (no debemos) a la iniquidad – justo hace días se dio a conocer el asesinato cruel de tres estudiantes de cine en Jalisco.

La Libertad del Diablo es un documental psicológico que explora y nos adentra al tétrico mundo de la muerte violenta a manos de otro ser humano, todo a partir de testimonios de víctimas y victimarios; y cómo el fenómeno de la violencia en México se ha insertado en nuestro inconsciente colectivo.

Esta semana, La Libertad del Diablo ha sido nominada al Ariel (máximo premio cinematográfico en nuestro país) se encuentra en las categorías de Mejor Película, Mejor Fotografía, Mejor Largometraje Documental, Mejor Director, por mencionar algunas. Se le une a las nominaciones que ha obtenido en Seattle y Hong Kong, y si gana, los premios se unen al obtenido en Berlin International Film Fest, así como en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara.

El director de esta cinta es Everardo González, quien hace unos años estuvo dando una cátedra de cine en Mazatlán. Tuve la oportunidad de estar en ese curso y lo recuerdo amable, divertido, pero también formal y muy interesado en enseñarnos sobre cine; no me cabe en la cabeza cómo alguien puede aguantar tanto testimonio tan terrorífico. Everardo es uno de los cineastas más talentosos de nuestro país con filmes como “La Canción del Pulque” (2003) o “Los Ladrones Viejos: Leyendas del artegio” (2007).  

El trabajo nunca muestra sangre, arruinaría la experiencia de la narración, las personas aparecen cubiertas en una especie de pasamontañas de piel (es similar a las usadas por pacientes con quemaduras graves), quizás con el fin de que no los reconozcan o por exigencias de la narración, para no desentonar con aquellos que pueden sufrir las consecuencias (ex militares, autodefensas, y sicarios). Recomendaría no comer nada durante la película y si se debe hacer, que sea una hora antes de la función. Lo que se narra produce nauseas por la vileza y bajeza del ser humano, hay un nudo en la garganta y quizás lagrimas cuando empiezas a ver el sufrimiento, el sentimiento que se refleja en el líquido que mancha la mascara que cubre sus rostros.

La fotografía, aunque la mayoría de las tomas son planos Medium Shot o Close Up, da muestra de una gran iluminación a los personajes, además, hay otros planos y ángulos que muestran a otros individuos o circunstancias con el fin de dar a conocer el ambiente y aligerar la carga emocional del espectador. Otro punto es la música terrorífica que en algunos momentos la envuelve unos susurros, y es que en verdad estamos presenciando relatos de terror.

Si usted está leyendo esto, le pido que la vea antes del fin de semana. Es de gran importancia que se vaya la primera semana, y seguro no sobrevive por mucho tiempo; tiene poca duración (pero se siente de dos horas), es una cinta que en manufactura nos sentiremos orgullosos de ella, pero el contexto del contenido es para alarmarnos como sociedad.




Yo soy Simón

Crítica publicada en El Sol de Mazatlán y ADN Morelos el 18 de abril.

No, no necesitas ser parte de la comunidad LGBT para apreciar buenos trabajos cuyos personajes protagonistas sean homosexuales o lesbianas, quizás solo necesitas ser humano, tener sentimientos, respeto y tolerancia por el prójimo y disfrutar del arte o entretenimiento. Lo cierto es que las películas cuyos protagonistas son del mismo sexo han dado excelentes títulos: Maurice (1987); Philadelphia (1993); Brokeback Mountain (2005); Shortbus (2006); Les Amours Imaginaires (2010); Carol (2015); Call Me by Your Name (2017). Seguramente he visto más, y hay otras tantas que no he visto pero la lista es amplia y va en ascenso, casi todas se encuentran en la categoría drama, pero hay algunas excepciones que son más ligeras si se quiere pasar un rato agradable y divertido, como Pride (2014) y ahora, Yo Soy Simón.

Basada en la novela de Becky Albertalli de nombre “Simon vs the Homo Sapiens Agenda” cuenta la historia de Simon Spier (Nick Robinson) quien es un joven 16 años que no se atreve a revelar su homosexualidad, ya que prefiere esperar al musical que se celebra en su escuela. Pero un día, uno de sus correos electrónicos llega a manos equivocadas y las cosas se complican extraordinariamente.

El director Greg Berlanti (quien ha dirigido algunos episodios de series young adult como Arrow o Everwood) dirige esta agradable rom com (comedia romántica) que puede llegar a tiempo para la época donde #LoveWins está, poco a poco, triunfando. Quizás para algunos llega un poco tarde en cuestión de representación (generación X) pero los Millenials y los generación Z seguro sentirán un agradable placer al ver historias encantadoras y bonitas sobre el amor inocente durante la adolescencia (en términos generales).

El film posee un atractivo elenco joven, donde Nick Robinson lleva decentemente la batuta y sus compañeros como Katherine Langford, Alexandra Shipp, Logan Miller, Jorge Lendeborg, Keiynan Lonsdale se mueven con notoriedad a su alrededor (algunos de ellos han aparecido en exitosas cintas o series de Netflix y atraen publico al trabajo). Todos ellos se apoyan de un elenco adulto solido encabezado por Jennifer Garner, Josh Duhamel, Tony Hale y Natasha Rothwell.

Quizás no resulte una historia novedosa pero no carga pretensiones, se aprecia por la cotidianidad con la que se toca el tema, es simpática, linda y emociona - de verdad lo hace, solo piensen en esos amigos, familiares y la oportunidad de verlos felices, y sin importar el genero, solo piensen en esa historia de amor que quisieron tener en la preparatoria, así pues Yo Soy Simón (Love, Simón) enternece.